• Espai Viu

10 síntomas de la ansiedad

Leslie Beebe es Terapeuta Gestalt, Life-Coach y Diplomado Universitario en Inteligencia emocional. Formado en Tarot Terapéutico.


Foto: Pixabay


10 síntomas característicos de la ansiedad. Cuando hablamos de ansiedad, debemos diferenciar entre estar ansiosos y padecer un trastorno de ansiedad. Es normal que ante determinadas circunstancias; como un examen, un acto en que tenemos que hablar en público o una entrevista laboral, nos sintamos nerviosos o estresados, sin embargo esto es diferente a sufrir de un trastorno de ansiedad, aunque los síntomas puedan coincidir.

Cuando los síntomas relacionados con el estrés y la ansiedad se mantienen en el tiempo, limitando poder llevar una vida normal, y generando una sensación de angustia e intranquilidad en la persona, entonces podemos estar hablando de un trastorno de ansiedad.


A continuación voy a comentar algunos de los síntomas que caracterizan un trastorno de ansiedad. Respecto a ello, quiero comentar que no todo el mundo vive la ansiedad de la misma forma, por este motivo, no es requisito que la persona sufra de todos ellos para ser diagnosticado de un trastorno de este tipo.

Si nos sentimos identificados con algunos de estos síntomas, lo más aconsejable es acudir al profesional médico, para que de esta forma realice el diagnóstico oportuno. Por norma general, los síntomas de la ansiedad no representan un problema grave de salud, sin embargo es necesario poder descartar otras enfermedades que pudiesen estar relacionadas con la manifestación de este tipo de síntomas.


Los síntomas asociados a un trastorno de ansiedad son los siguientes:


1. Generalización de miedos. La ansiedad lleva consigo la aparición de miedos en la vida de la persona, la mayoría de ellos irracionales pues no se corresponden con la realidad objetiva. El aumento de estos miedos provoca una seria limitación para la persona que los sufre, impidiéndole llevar una vida normal. La proliferación de estos miedos provoca toda una serie de efectos psicológicos en la persona como son: una sensación permanente de inquietud y agobio, un pensamiento negativo y catastrofista, dudas sobre la capacidad y la valía personal, y sentimientos de vacío y soledad, entre otros.


2. Dificultad para concentrarse. Un síntoma característico de la ansiedad es la sensación de inquietud y la dificultad para enfocar la atención en una única tarea. En este sentido es normal verse haciendo múltiples labores a la vez, sin ser capaz de enfocarse ni acabar ninguna de ellas. Relacionado con esta dificultad para concentrarse, también puede aparecer la indecisión a la hora de tomar decisiones.


3. Problemas para dormir. En caso de que aparezcan de forma repetida problemas de insomnio, como son: dificultad para conciliar el sueño, el despertarse antes de hora sin poder volver a dormir, o bien el despertarse frecuentemente durante la noche, pueden ser todas ellas indicativo de estar sufriendo de ansiedad.


4. Dolores articulares. La ansiedad es producto de una sobre activación de nuestro sistema nervioso, el cual percibe un peligro donde no lo hay. Es una señal de alarma que activa diferentes partes del cuerpo para responder a un estímulo amenazante; una de estas partes son los músculos. Los músculos nos han de permitir huir o bien enfrentar la amenaza percibida. Cuando esta amenaza no existe, la energía movilizada no se libera, quedándose acumulada en el músculo en forma de tensión. Fruto de esta energía no liberada, se produce la aparición de dolores musculares y temblores, que no son más que tensión y adrenalina acumuladas que buscan liberarse.


5. Problemas estomacales. Como acabamos de comentar, la activación de nuestro sistema nervioso ante una amenaza afecta a nuestro organismo, y uno de los más perjudicados es el sistema digestivo. Nuestro sistema digestivo es muy sensible a los cambios, pues por él pasan multitud de nervios. Cuando nuestro organismo se activa ante una amenaza diferentes funciones, como la digestiva, se mantiene en un segundo plano, quedando afectado así su ritmo natural, y provocando alteraciones como la acidez de estómago o la aceleración del ritmo intestinal. Los trastornos de ansiedad suelen manifestarse a través de problemas estomacales como pueden ser: sensación de náuseas, digestiones pesadas, aumento de gases, acidez de estómago, etc…


Foto: Pixabay


6. Sensación de aceleración. Uno de los síntomas que describen las personas que sufren de ansiedad es la sensación de que van muy rápido por la vida, y aún así no consiguen hacer todo lo que se proponen. Algunos de los síntomas físicos relacionados con esta sensación son la percepción de que les falta el aire, la taquicardia (sentir que el corazón les late más deprisa), y las palpitaciones (pequeños golpes en el ritmo cardíaco).


7. Sequedad de boca y ojos. Otro de los síntomas característicos de la ansiedad es la deshidratación, lo que provoca la aparición de sequedad en boca y ojos. Por este motivo si sufrimos de ansiedad, es importante mantenerse bien hidratado y beber agua con frecuencia.


8. Mayor irritabilidad. La ansiedad provoca una mayor concentración de cortisol en sangre (la hormona del estrés), así como una reducción en la producción de dopamina, la hormona del bienestar. La gente que sufre de ansiedad describe que se siente a la defensiva, pues percibe como amenazante muchas situaciones y actitudes de otras personas. Desde ese estado defensivo admiten que les cuesta más controlarse, y en consecuencia no dejarse llevar por emociones como la ira.


9. Dificultad para recordar. Los elevados niveles de cortisol en el organismo pueden reducir la actividad del hipocampo, el área del cerebro encargada de gestionar y consolidar los recuerdos.


10. Problemas en la piel. Diferentes problemas de piel pueden aparecer como fruto de un trastorno de ansiedad, como una urticaria o un eccema. El exceso de cortisol favorece la liberación de histamina, la cual puede acabar provocando estos problemas dermatológicos. La ansiedad también contribuye a la reducción en la producción de colágeno y elastina, las fibras que dan elasticidad a la piel, lo que provoca una mayor flacidez y un menor brillo en la piel.


Si sientes que vives con ansiedad, la terapia puede ayudarte no solo a descubrir los motivos que la originan, sino también a encontrar nuevas vías de gestión emocional que te permitirán recuperar tu bienestar.


Aquí os dejo el enlace al blog de Leslie

16 vistas
  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

© 2019 hecho por Rebeca. Creado con Wix.com

Carrer de Muntaner, 45 3er 1a

08011 Barcelona

salesespaiviu@gmail.com

Tel: 606 19 01 01

Tel: 620 62 14 50